anarquismo y medios de comunicación


Bakunin, como Krishnamurti, creía en el “absoluto rechazo de toda autoridad”. No sé si Krishnamurti también creería, como Bakunin, en la completa destrucción del Estado. Quizá sí, pero para él era más importante empezar por uno mismo, y de esa forma se llegaría a todos lados. Y de hecho la completa destrucción del Estado, que es un ente que no existe pero a la vez demasiado real, a imagen y semejanza de su maestro el dinero, no es posible llevarlo a cabo por fuerza bruta, revoluciones, etc. Se requiere un cambio radical en uno mismo para que se produzca esta destrucción del Estado. Y el primer paso en su destrucción es cortar toda relación con los medios de transmisión de información, y la que llegue cuestionarla salvajemente. El Estado no existe, lo que existe son los Grupos de Comunicación y el poder que hay detrás. Son estos los que promueven modelos de vida. Estos modelos con los que estamos programados más nos valdría cuestionar detalle a detalle. A la destrucción del Estado exterior podemos llegar mediante la destrucción de los grupos de comunicación que habitan en nuestra cabeza.