marrones


“…Y el mero hecho de estar allí, de estar aquí. Ojalá que no nos volvamos nunca marrones. Tú…tú volverás a creer en algo, aunque nada valga nada…”