osteotécnia


Procedimientos :

Se desarticulan los miembros del tronco del cadáver de acuerdo a los planos de disección articular, se procede a separar el cráneo, las vértebras y la pelvis.

Se disecan los tejidos blandos del cadáver con bisturí 3 con hoja 11 para cortes finos y precisos, esto con el objetivo de evitar lesionar o romper el hueso.

El uso de tijeras mayo y pinzas de disección con dientes son exclusivos de tejidos blandos, no así en tendones que se insertan directamente al hueso, se ha observado que lesiones al hueso puede generar en ruptura del mismo en los procesos de preparación final. Antes de cada etapa debe lavarse con agua hirviendo cada pieza a trabajar para eliminar restos de grasas e impurezas del tejido.

Al sumergir el hueso en una bandeja de plástico con tapa hermética en Peróxido de hidrógeno al 3% por 24 horas se eliminan restos de tejidos y hongos del material óseo, además, empieza a perder grasa los huesos. Debe utilizar un colador de plástico para eliminar el sobrante de grasa que flota en el peróxido de hidrógeno.

El lijado del hueso debe realizarse con una lija de agua (80) para evitar erosionar las paredes de los huesos, pero debe ser lo suficientemente fuerte para separar las terminaciones tendinosas de sus anclajes. Este es el proceso más delicado de la técnica, ya que pueden perderse parte del hueso si no se tiene cuidado.

Se colocan los huesos en un bandeja de plástico con tapa hermética con cloro al 3% por no más de cuatro horas, esta etapa permite eliminar grasa y decolorar el hueso para darle un tono blanco al tejido. En esta parte del proceso es importante vigilar los huesos para que en el momento que empiezan a perder el color amarillento deben sacarse, ya que el cloro tiene la propiedad de erosionar los tejidos que fueron dañados con bisturí.

Se introducen los huesos en agua hirviendo con Ácido acético al 5%, y se cocinan por 5 horas. Debe colocarse dos partes de Ácido acético por una parte de agua. Esta etapa permite eliminar grasa del hueso, además, el ácido acético elimina hongos y bacterias. Es importante mencionar que al cocinar los huesos con ácido acético se eliminan los olores que se expelen.

Por último se colocan los huesos en una bandeja de plástico con tapa hermética en Peróxido de hidrógeno al 3% por una hora para retirar los restos de grasa que quedan en las paredes del hueso.

La última etapa de secado del hueso es de suma importancia ya que le eliminamos el agua del tejido, esto permite conservarlos sin temor a contaminantes como hongos. Lo ideal es observar la pieza hasta que en el hueso se evaporen las zonas húmedas y tomen el color blanco deseado.